LA MÚSICA Y LOS NIÑOS

En el día en que se celebra el Día Internacional de la Música, aprovechamos para recordar la importancia de ésta, en el desarrollo cognitivo de los niños de Educación Inicial.

Desde recién nacidos, los bebés necesitan de estímulos sensoriales que contribuyan a su correcto desarrollo. En ese sentido, la música juega un papel clave. Algunos de los hitos en el desarrollo cognitivo de los niños en su interacción con la música y en función de la edad, son:

  • Desde el nacimiento: el niño reacciona ante cualquier estimulación sonora, modificando su estado de reposo y en determinadas situaciones, haciendo movimientos en busca de la fuente sonora.
  • A partir del año: los niños son capaces de hacer música mediante canturreos o balbuceos. Así mismo, y a nivel motor, suelen reaccionar ante la música con balanceos, inclinaciones de cabeza, giros, movimientos de brazos, etc.
  • A los dos años: son capaces de manipular instrumentos sonoros o de generar sonidos con objetos, incluso con el fin de acompañar a melodías improvisadas.
  • De los 2 a los 3 años: se presenta una mayor coordinación psicomotriz y una respuesta rítmica más acorde con la música que escucha. A partir de esta edad, los pequeños son capaces de cantar como actividad auxiliar al juego.
  • De los 3 a los 4 años: aumenta la coordinación y la variedad de movimientos, pueden incluso seguir coreografías sencillas.
  • De los 4 a los 5 años: empiezan a desarrollar la capacidad de memorización de melodías y de letras de canciones, cada vez más largas. En algunos casos, son capaces de componer sus propias canciones, desarrollando de este modo su creatividad e imaginación.
  • De los 5 a los 6 años: se mejora el tono y la capacidad de canto, pudiendo reproducir canciones, corregirlas y memorizarlas.

ALGUNOS DE LOS BENEFICIOS DE LA MÚSICA EN LOS NIÑOS:

  • Mejora la capacidad de memoria, de atención y de concentración.
  • Desarrolla la creatividad y estimula la imaginación.
  • Potencia la coordinación y la Expresión Corporal.
  • Los hace más sociables, ya que la música brinda la oportunidad para que los niños interactúen entre sí y con los adultos.
  • Ayuda a establecer rutinas, creando asociaciones entre la música y determinadas actividades.
  • Estimula la etapa de alfabetización. A través de las canciones infantiles en las que las sílabas son rimadas y repetitivas; acompañadas de gestos que se hacen al cantar, el niño mejora su forma de hablar y de entender el significado de cada palabra.

La música representa un papel muy importante en el proceso enseñanza y aprendizaje de los niños.

En el Jardín, además de cantar y bailar mucho todos los días, disfrutamos de las Clases de Música con Vanessa donde cantamos y bailamos, experimentamos sonidos con distintos materiales e instrumentos, escuchamos cuentos sonoros y muchas canciones, y sobre todo, nos divertimos mientras aprendemos sobre la música y el ritmo.


Fuentes consultadas:
“La música en la educación infantil: estrategias cognitivo-musicales” Ma. Angeles Sarget.
“Didáctica de la Música”. Juan Gómez Espinosa.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *