Maternal
(0 a 2 años)
Educación Inicial
(3 a 5 años)
¿Ya conoces nuestro Jardín?

¡Te invitamos a ver las fotos de nuestras instalaciones!

20Nov2020

El 20 de Noviembre de 1959, la ONU aprobó la Declaratoria de los Derechos del Niño.

Los derechos son universales; aplican a todos los niños, niñas y adolescentes del mundo, sin importar su origen nacional, étnico o social, género, religión, posición económica o condición física.

Compartimos los 10 derechos fundamentales.

 

22Oct2020

Existen algunas enfermedades y trastornos que surgen desde la infancia, e identificarlas es importante para poder tratarlas desde una edad temprana. Una de estas afecciones es la tartamudez, ¿cómo detectarla y tratarla desde pequeños?

¿Qué es la tartamudez?

 Es un trastorno donde el habla se ve afectada, por lo que no hay una fluidez y continuidad. Las personas que tartamudean suelen repetir o prolongar una palabra o sílaba. Saben lo que quieren decir, pero tienen problemas para pronunciarlo.

La tartamudez suele comenzar en la niñez y puede continuar en la vida adulta si no es tratada. Puede llegar a afectar la vida cotidiana.

Algunos niños tienden a presentar tartamudez durante el aprendizaje del habla y es común que desaparezca después de un tiempo sin necesidad de tratamiento. Sin embargo, es importante diferenciarla de la tartamudez crónica, la cual también se presenta en la infancia y que sí puede continuar en la adultez, lo que puede afectar el autoestima de la persona y la forma de interactuar con otros.

Las causas de la tartamudez aún siguen investigándose, algunas de ellas son anomalías en el control motor del habla, así como cuestiones hereditarias y genéticas.

 

¿Cómo identificar la tartamudez?

La tartamudez se manifiesta a través de varios signos que pueden reconocerse en los niños pequeños:

  • Dificultad para comenzar una palabra, frase u oración.
  • Repetición de un sonido, sílaba o palabra.
  • Prolongación de una palabra o un sonido dentro de una palabra.
  • Tensión excesiva, rigidez o movimiento de la cara o la parte superior del cuerpo para pronunciar una palabra.
  • Hablar le causa ansiedad.

 

Estas dificultades del habla pueden estar acompañadas de otros síntomas visibles:

  • Parpadeo rápido.
  • Temblor de los labios y la mandíbula.
  • Tics faciales.
  • Movimientos de cabeza.
  • Puños cerrados.

 

Para identificar si la tartamudez en el niño es crónica y no pasajera, es importante identificar si perdura más de 6 meses, si se ha vuelto más frecuente, si ocurre acompañada de tensión muscular y si afecta su relación con otros o en la escuela.

 

¿Cómo tratarlo?

De acuerdo con la Asociación Americana del Habla, Lenguaje y Audición, la tartamudez crónica debe ser diagnosticada y atendida por un patólogo del habla o fonoaudiólogo.

Este especialista tratará la tartamudez a través de juegos y ejercicios para mejorar el habla, la respiración y combatir el estrés que el niño pueda experimentar.

Estos tratamientos llevan tiempo, y poco a poco, el niño podrá mejorar su comunicación, y a la vez, aumentar su autoestima y la seguridad en sí mismo.

 

Extraído del artículo: “Los tics faciales en la infancia son un síntoma silencioso de la tartamudez” de DANIELA FLORES

 

16Oct2020

2020: Cultivar, nutrir, preservar. Juntos

Este año 2020 se hace un llamamiento mundial a la solidaridad para conseguir que los alimentos saludables lleguen a todos los rincones del planeta, especialmente a los lugares más desfavorecidos y que han resultado más dañados por la pandemia.

También se quiere hacer un homenaje a los «héroes de la alimentación» de todo el mundo que plantan, cultivan, pescan o transportan los alimentos. Por ello, el lema de 2020 es «Cultivar, nutrir, preservar. Juntos».

4Oct2020

En primer lugar, cabe destacar que los animales son seres vivos que merecen atención, respeto, compasión y cariño, por lo que antes de tomar la decisión de tener uno en casa, es necesario que todos los integrantes de la familia se comprometan y estén de acuerdo en compartir su vida con una mascota.

Los animales domésticos pueden ser un elemento importante para el desarrollo de los niños en todos sus aspectos:

  • Cuidar una mascota, brinda la oportunidad de enseñarle a los niños el respeto por la naturaleza y la importancia del cariño y el respeto hacia los animales. Es una forma de aprender a ser responsable de otro ser vivo. Es recomendable que el niño se haga cargo (de acuerdo a la edad, por supuesto) de pequeñas tareas que implican tener un animal en casa: alimentarlo, pasearlo, fijarse si tiene agua fresca, entre otros.
  • Brinda la oportunidad para disfrutar en familia de actividades conjuntas, tanto de juego como de cuidado del animal.
  • Generalmente, convivir con una mascota desde edades tempranas es de gran ayuda para que los niños desarrollen mayor seguridad en sí mismos y en las relaciones con los demás. Son niños más sociables y con mayor empatía.
  • La relación con otro ser vivo ayuda a desarrollar aspectos de la comunicación no verbal y la intuición.
  • Desarrolla el sentido de responsabilidad, ya que si bien son los padres quienes deben trasmitir dicho sentido, los animales son un buen vehículo para estimularlo.
  • Desde el punto de vista físico, también pueden verse beneficios ya que el juego con el animal, incita al movimiento y al desarrollo de habilidades motoras.
  • En cuanto al desarrollo cognitivo se observa que a medida que los niños crecen, pueden desarrollar interés por cierta especie de animal o por determinadas razas. Alentar a que los niños lean sobre su mascota favorita, participen en clases, etc., puede estimular el deseo de aprender y por tanto favorecer su desarrollo cognitivo.
  • Debido al vínculo especial que con frecuencia se desarrolla entre un animal doméstico y un niño, hay casos en los que pueden cumplir un rol terapéutico, de compañía, consuelo y entretenimiento.
  • Los niños que conviven con mascotas pueden llegar a entender mejor los procesos vitales como el nacimiento y la muerte.

“Hasta que no hayas amado a un animal, una parte de tu alma permanecerá dormida”  (Anatole France).

 

Consultas realizadas en La Cátedra – Universidad Autónoma de Barcelona.

1Oct2020

En el día en que se celebra el Día Internacional de la Música, aprovechamos para recordar la importancia de ésta, en el desarrollo cognitivo de los niños de Educación Inicial.

Desde recién nacidos, los bebés necesitan de estímulos sensoriales que contribuyan a su correcto desarrollo. En ese sentido, la música juega un papel clave. Algunos de los hitos en el desarrollo cognitivo de los niños en su interacción con la música y en función de la edad, son:

  • Desde el nacimiento: el niño reacciona ante cualquier estimulación sonora, modificando su estado de reposo y en determinadas situaciones, haciendo movimientos en busca de la fuente sonora.
  • A partir del año: los niños son capaces de hacer música mediante canturreos o balbuceos. Así mismo, y a nivel motor, suelen reaccionar ante la música con balanceos, inclinaciones de cabeza, giros, movimientos de brazos, etc.
  • A los dos años: son capaces de manipular instrumentos sonoros o de generar sonidos con objetos, incluso con el fin de acompañar a melodías improvisadas.
  • De los 2 a los 3 años: se presenta una mayor coordinación psicomotriz y una respuesta rítmica más acorde con la música que escucha. A partir de esta edad, los pequeños son capaces de cantar como actividad auxiliar al juego.
  • De los 3 a los 4 años: aumenta la coordinación y la variedad de movimientos, pueden incluso seguir coreografías sencillas.
  • De los 4 a los 5 años: empiezan a desarrollar la capacidad de memorización de melodías y de letras de canciones, cada vez más largas. En algunos casos, son capaces de componer sus propias canciones, desarrollando de este modo su creatividad e imaginación.
  • De los 5 a los 6 años: se mejora el tono y la capacidad de canto, pudiendo reproducir canciones, corregirlas y memorizarlas.

ALGUNOS DE LOS BENEFICIOS DE LA MÚSICA EN LOS NIÑOS:

  • Mejora la capacidad de memoria, de atención y de concentración.
  • Desarrolla la creatividad y estimula la imaginación.
  • Potencia la coordinación y la Expresión Corporal.
  • Los hace más sociables, ya que la música brinda la oportunidad para que los niños interactúen entre sí y con los adultos.
  • Ayuda a establecer rutinas, creando asociaciones entre la música y determinadas actividades.
  • Estimula la etapa de alfabetización. A través de las canciones infantiles en las que las sílabas son rimadas y repetitivas; acompañadas de gestos que se hacen al cantar, el niño mejora su forma de hablar y de entender el significado de cada palabra.

La música representa un papel muy importante en el proceso enseñanza y aprendizaje de los niños.

En el Jardín, además de cantar y bailar mucho todos los días, disfrutamos de las Clases de Música con Vanessa donde cantamos y bailamos, experimentamos sonidos con distintos materiales e instrumentos, escuchamos cuentos sonoros y muchas canciones, y sobre todo, nos divertimos mientras aprendemos sobre la música y el ritmo.


Fuentes consultadas:
“La música en la educación infantil: estrategias cognitivo-musicales” Ma. Angeles Sarget.
“Didáctica de la Música”. Juan Gómez Espinosa.

1Mar2020

imagen de cumpleaños de 10 años del jardin

2010 – 2 de Marzo – 2020

Cuando pensamos en “My Little World”, soñamos qué queríamos SER y qué proyectábamos HACER.

Ese nombre que significaba un “pequeño mundo” para crecer y ser felices, iluminó decisiones y acciones, personales y colectivas, siempre con la premisa de Fernando Savater presente, para orientar el trabajo con los niños: “…el saber vivir o el arte de vivir, es a lo que llamamos ética”.

El colectivo de maestras, de padres y niños, confió, acompañó en fraterna comunicación, con profesionalismo y amor.

Hemos transitado estos años con el desafío de ser cada día más capaces de dar respuesta a las necesidades de los niños del siglo XXI, y con el mayor reconocimiento a todos los que nos han acompañado en este camino, celebramos esta década de trabajo.

¡Vamos por más! Con enorme cariño y tratando de poner cada día el foco en las pequeñas acciones, que construyen los grandes gestos.